La nómina hace referencia al control que se tiene en una empresa de los empleados. En ella se registran las percepciones salariales y no salariales, así como las retenciones, deducciones, etc. De ahí, la importancia de que se expida este documento de forma obligatoria para efectos de fiscalización laboral en donde se declare la remuneración de cada empleado de acuerdo con los servicios que prestó.

La nómina funciona como un historial de cada trabajador por lo que es un comprobante requerido en procesos para solicitar un préstamo o tramitar la jubilación; pero ¿cómo se calcula? Primero se debe definir el suelto mensual del empleado  y si este es libre de impuestos, después debes obtener el salario diario, al dividir el primero en 30. El tercer paso es calcular retenciones de ISR y en el cuarto se tiene que calcular el monto de retención por concepto de seguridad social. Finalmente, se consideran los descuentos adicionales por: créditos, anticipos de sueldos, préstamos personales o algunas otras deducciones aplicables.

Realizar este trámite requiere de un amplio conocimiento de la administración, con lo que se evitará perjudicar a los trabajadores o a la empresa, evitando irregularidades legales o multas de las autoridades. Así que si lo que necesitas es ayuda de contadores, auditores o asesores fiscales con amplia experiencia en el tema, no dudes en comunicarte con el personal de Landeros Consultores.