Abril es el mes en el que los mexicanos deben presentar su declaración anual ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT). Esto con la finalidad de comprobar ingresos percibidos y los gastos efectuados durante el año anterior. No obstante, no todas las personas físicas están obligadas a hacerlo. Al respecto, el artículo 150 de la Ley del Impuesto sobre la Renta señala que:

“Las personas físicas que obtengan ingresos en un año de calendario, a excepción de los exentos y de aquéllos por los que se haya pagado impuesto definitivo, están obligadas a pagar su impuesto anual mediante declaración que presentarán en el mes de abril del año siguiente, ante las oficinas autorizadas”.

Entonces, si tu salario no supera los 400, 000 pesos o si trabajaste para un solo empleador y este ha emitido comprobantes de nómina, no tienes obligación de presentar tu declaración. Asimismo, las personas físicas pueden deducir gastos a partir de una lista de deducciones personales por gastos independientes de la actividad realizada.

¿Necesitas apoyo en la elaboración de estados financieros, declaraciones anuales o temas de auditoria? No dudes en llamar al personal de Landeros Consultores, expertos en estos y otros asuntos.